HTTP//SAFE-TRADING.GT





   

Los peces | Sentir bajo el agua. Tercer Congreso Vegetariano Igualdad Animal Igualdad Animal 10 Diciembre 2006 - Día Internacional de los Derechos Animales Igualdad Animal 27 Agosto 2006 - Acto por el Vegetarianismo Igualdad Animal 1 Octubre 2006 - Protesta contra los zoos Igualdad Animal 20 Septiembre 2006 - Protesta contra la matanza de delfines ante la embajada de Japón (Des)consideración moral de los peces Mentalidad especista / antropocéntrica. Influencia de la educación y socialización. Ignorancia sobre la sensibilidad de los animales. Los peces nos resultan distantes emocionalmente dado que su tipo de vida es muy diferente de la de otros animales terrestres o aves: viven bajo el agua, no percibimos sus vocalizaciones, sus rostros nos resultan inexpresivos, rara vez les vemos (excepto muertos)... Un ejemplo a seguir: Blackie. Blackie, un pez de colores severamente deformado por el efecto de habitar en una pecera, podía a duras penas nadar. Big Red, un pez de colores Oranda más grande, sintió la impotencia de Blackie. Tan pronto como Blackie fue añadida a la pecera de Big Red, comenzó a cuidarle. “Big Red observa constantemente a su Nuevo y enfermo compañero, guiándole suavemente en su ruta y nadando con él alrededor de la pecera”. Un artículo del South African periódico de 1985: “Siempre que la comida era esparcida sobre ellos, Big Red llevaba a Blackie a la superficie del agua para que los dos pudieran comer.” El dueño de la pecera dijo que durante un año había estado mostrando esa “compasión”. La mayoría de los humanos no muestran la más mínima compasión ni consideración por los peces u otros animales. Trágicamente e irónicamente, tardamos en reconocer una sensibilidad en los peces que sobrepasa la nuestra de muchas maneras distintas. Concepción antropocéntrica Negamos su sensibilidad Negamos su individualidad Infravaloramos sus intereses 1. Cómo son 2. Captura comercial 3. “Piscifactorías” 4. Captura privada / deportiva Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Somatosensorial Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Muchos peces pueden ver mejor que los gatos en la oscuridad. Son más sensibles a los cambios de luz que los humanos. Pueden ver en color y percibir la luz ultravioleta. Otros pueden dirigir sus ojos hacia direcciones diferentes de forma independiente. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Somatosensorial Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Los oídos internos de los peces captan un mundo bajo el agua que sólo podemos detectar con aparatos. Aquellos que son recluidos en las casas sufren por los sonidos que hay en éstas (tv, música, ruido de las puertas, etc.). Según el investigador Reichenbach-Klinke los peces expuestos repetidamente a música alta desarrollan daños mortales en el hígado. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Somatosensorial Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Empleado como medio de comunicación. Identifican a otros peces, su especie, qué individuo en concreto, su sexo, su receptividad sexual, estrés. Las anguilas americanas detectan una gota de alcohol en un volumen de agua equivalente a una piscina media. Los salmones tras nadar por diversas aguas durante miles de kilómetros, reconocen el olor característico del agua donde nació. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Somatosensorial Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Disponen de una línea de receptores sensoriales que van desde la cabeza hasta la cola. Les permiten detectar vibraciones bajo el agua, otros peces, predadores, la distancia a la que se encuentran, la dirección de movimiento así como localizar obstáculos incluso en la total oscuridad. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Somatosensorial Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Muy sensibles al tacto. Se frotan entre ellos al igual que hacen algunos gatos con los humanos. En los laboratorios marinos de Narragansett han comprobado que hay peces que ronronean cuando se les acaricia. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Somatosensorial Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Disponen de papilas gustativas en sus labios, bocas y gargantas. En el abdomen tienen sensores gustativos encima de la extensión final de la pelvis. Pelos gustativos en la barbilla que actúan como lenguas externas. Cubiertos por cientos de miles de sensores gustativos, el pez gato puede degustar alimentos a distancia. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Propiocepción Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Todo animal con sistema nervioso tiene receptores sensoriales que les informa de los movimientos de sus músculos, del estado de sus articulaciones y vísceras, de sus postura y desplazamiento. Proporciona un autoreconocimiento constante. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Propiocepción Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Utilizan la vejiga natatoria para controlar su equilibrio. Cuando padecen infecciones víricas o bacterianas puede funcionar mal. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Propiocepción Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Animales de sangre fría, muy dependientes de la temperatura del agua circundante. Muy sensibles a los cambios de temperatura. Un cambio de unos pocos grados de temperatura puede resultar fatal para ellos. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Propiocepción Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Cuando viven en un recipiente cerrado, el humo del tabaco, los gases de pinturas o de aerosoles y otras sustancias químias les dañan. El amoniaco proveniente de sus propias excreciones que se acumula en el agua puede intoxicarles. Una cantidad insignificante de cloro puede causarles dificultades respiratorias e incluso espasmos nerviosos. El cloro del agua corriente puede ser mortal. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Vista Oído Olfato Vibración Tacto Gusto Propiocepción Equilibrio Temperatura Químicos Electromagnetismo Cientos de sensores eléctricos en sus pieles. Pueden detectar la localización del objeto/animal, la forma, la rapidez del movimiento y su dirección. El pez eléctrico puede además averiguar la identidad individual de otros peces, su especie e intenciones o actitud. Según el neurocientífico Theodore Bullock, algunos tiburones pueden detectar una descarga de 1.5 voltios a muchos kilómetros de distancia. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Reconocimiento, mapas mentales y aprendizaje. Reconocen a más de un centenar de individuos diferentes durante meses. Recuerdan el rango de cada individuo, el último grado de cooperativismo, la media de éxito en rivalidades de pareja e incluso sus ponederos. Elaboran y retienen complejos mapas mentales sobre sus entornos. Aprenden dónde encontrar comida, en quién confiar y a quién temer, con quién emparejarse y con quien competir. Kevin N. Laland, Culum Brown, and Jens Krause, “Aprendiendo de los peces: Desde la cultura de los tres segundos de memoria,” Peces y piscifactorías 4, no. 3 (2003): 199–202, at 202. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Reconocimiento, mapas mentales y aprendizaje. Hay lucios que al ver cómo otros peces son atacados por predadores, en cuanto detectan de nuevo al atacante huyen de él rápidamente. Las lubinas pueden aprender a evitar los anzuelos al ver cómo otras lubinas han sido capturadas. Cientos de experimentos sobre las tácticas que desarrollan para evitar las descargas eléctricas. Kevin N. Laland, Culum Brown, and Jens Krause, “Aprendiendo de los peces: Desde la cultura de los tres segundos de memoria,” Peces y piscifactorías 4, no. 3 (2003): 199–202, at 202. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Reconocimiento, mapas mentales y aprendizaje. “Las capacidades de aprendizaje de los peces son impresionantes y completamente comparables con otros vertebrados terrestres, incluyendo los mamíferos.” Felicity Huntingford, “Prefacio,” Peces y piscifactorías 4, no. 3 (2003): 197–98. Experimento de Beukema, 1970. Una carpa que era capturada con anzuelo y luego liberada del mismo, aprendía a asociar el cebo con la experiencia de ser capturada con el anzuelo y así evitaba el cebo. Tres años más tarde, ese mismo pez era mucho más díficil de capturar con cebos que otros. Los que no habían sido capturados resultaban cada vez más difícil de capturar, lo que implicaba que estos peces que nunca habían caído en la trampa eran capaces de aprender de ver a los otros peces pasar por tales experiencias desagradables. BEUKEMA, J. J. (1970) Angling experiments with carp: decreased catchability through one trial learning. Neth. J. Zool., 20: 81 – 92. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Memoria. En experimentos realizados en la universidad de Oxford, un tipo de peces -genéticamente ciegos- construyeron un mapa mental de su alrededor memorizando la localización de objetos en su compartimento. Además reaccionaron rápidamente a los cambios de localización. En esta tarea superan a algunos mamíferos pequeños como los hámsters. Universidad de Edimburgo: peces arco-iris recordaron cómo escapar de una red en un tanque 11 meses después de conseguirlo por vez primera. Matthews, R. 2004. Fast-learning fish have memories that put their owners to shame.The Sunday Telegraph. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Comunicación. Según el biólogo marino Michael Fine, los peces emiten sonidos cuando son pinchados o agarrados. Apretando su vejiga, rechinando sus dientes o frotando algunos de sus huesos, producen sonidos similares a zumbidos y clicks como si aullaran o sollozaran. Los biologistas marinos han encontrado que a través de la “vocalización” de los peces comunican ciertas actitudes tales como cortejos, alarmas, o sumisión, entre los de su misma especie o igual identidad. El macho de algunas especies ronronea cuando corteja pero da golpes cuando defiende su territorio. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Comunicación. Experimentos de William Tavolga: los peces sapo gruñían cuando recibían descargas eléctricas, posteriormente empezaron a gruñir a un simple señal del electrodo. Las carpas segregan feromonas con las que comunican alarma a otros cuando son heridas y pueden comunicar también su estrés mediante vibraciones a través del agua. Felicity Huntingford, “Prefacio,” Peces y piscifactorías 4, no. 3 (2003): 197–98. Una sensibilidad más allá de la de sus opresores. Construcción de herramientas. Muchos peces utilizan sus lenguas y labios para construir nidos, conseguir comida o esconder a sus crías del peligro. Relaciones sociales. Muchos peces al perder la compañía muestran síntomas de depresión como aletargamiento, palidez o caída de aletas. Una sensibilidad más allá de la sus opresores. Inteligencia y estrategia. Proyección de futuro. El biólogo Michael Tobler de la Universidad de Oklahoma en Norman observó a un pez que yacía en el agua panza arriba, una postura característica de los peces muertos. (Los peces que mueren son comidos por otros rápidamente). Otros peces pequeños empezaron a aproximarse, momento en el que el otro se dió la vuelta rápidamente y los capturó. Este tipo de comportamiento engañoso que suele ser utilizado para evitar ser capturado era utilizado para capturar a otros. Tobler, M. 2005. Feigning death in the Central American cichlid Parachromis friedrichsthalii. Journal of Fish Biology 66(March):877-881. Abstract available at http://dx.doi.org/10.1111/j.0022-1112.2005.00648.x. "El dolor al ser desagradable nos mantiene alejados del mayor desastre evolutivo que sería la muerte. El dolor es parte de un sistema de ayuda para evitar fuentes inmediatas de daño y también para abstenernos de repetir acciones que ha resultado en daño" Marian Dawkins. Bióloga del comportamiento animal. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Experimento de Ehrensing et al, 1982. Los peces dorados eran sometidos a descargas eléctricas que les inducían dolor y hacían que los peces nadasen agitadamente. Cuando se les administraba morfina -un conocido analgésico- las descargas eléctricas administradas para producir la misma respuesta tenían que ser mayores. La administración de naloxona tuvo el efecto que tiene en otros animales, indicando que los peces reaccionan a los analgésicos de forma similar y que por tanto, deben sentir dolor de forma similar. EHRENSING, R. H., MICHELL, G. F. and KASTIN, A. J. (1982) Similar antagonism of morphine analgesia by MIF – 1 and naloxone in Carassius auratus. Pharmacology, Biochemistry and Behaviour, 17: 757 – 761. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Experimento de Verheijen y Buwalda, 1988. Se sometía a un pez a un estímulo doloroso de dos modos diferentes, por un lado se le clavaba un anzuelo y por otro se probaba con una descarga eléctrica con un electrodo en la boca de un pez. El pez se movía rápidamente y meneaba su cabeza tratando de soltar el anzuelo mientras que con la descarga eléctrica en la misma zona se comportaba de forma diferente en función del grado de dolor, lo que implica que su comportamiento de escape no es un mero reflejo y que tiene experiencias conscientes dado que puede discriminar entre diferentes estímulos y reaccionar de diferente modo. VERHEIGEN, F. J. and BUWALDA, R. J.A (1988) Do pain and fear make a hooked carp in play suffer? CIP – GEGEVENS. Utrecht. ISBN 90-9002167-1. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Experimento de Verheijen y Buwalda, 1988. Se sometía a un pez a un estímulo doloroso de dos modos diferentes, por un lado se le clavaba un anzuelo y por otro se probaba con una descarga eléctrica con un electrodo en la boca de un pez. El pez se movía rápidamente y meneaba su cabeza tratando de soltar el anzuelo mientras que con la descarga eléctrica en la misma zona se comportaba de forma diferente en función del grado de dolor, lo que implica que su comportamiento de escape no es un mero reflejo y que tiene experiencias conscientes dado que puede discriminar entre diferentes estímulos y reaccionar de diferente modo. VERHEIGEN, F. J. and BUWALDA, R. J.A (1988) Do pain and fear make a hooked carp in play suffer? CIP – GEGEVENS. Utrecht. ISBN 90-9002167-1. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Reacciones rápidas ante estímulos dolorosos. Lucha simple y no específica como otros animales. Respuestas afectivas como vocalizaciones. Reacciones coordinadas, como morder la fuente de dolor o frotarse el lugar que le duele (Stoskopf, 1994). Aumento del ritmo cardíaco, respiratorio y de adrenalia. Sujetos a condiciones de estrés prolongadas como masificación o contaminación, sufren deficiencias inmunológicas y daños en sus órganos internos. Poseen nociceptores. Producen endorfinas. Comportamiento: cuando están heridos se retuercen, jadean y muestran síntomas de dolor. STOSKOPF, M. K. (1994) Pain and Analgesia in Birds, Reptiles, Amphibians and Fish. Invest Ophthalmol Vis Sci., 35: 775 – 780. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. En experimentos, si a las truchas arcoiris se les inyecta ácido acético en sus labios, respirarán más rápidamente que normalmente, no comerán durante tres horas, se mecerán de un lado a otro, y frotarán sus labios contra las paredes y la grava del suelo de los depósitos. Las truchas reaccionan menos al ácido acético si también se les inyecta morfina. Lynne U. Sneddon, Victoria A. Braithwaite, and Michael J. Gentle, “Do Fishes Have Nociceptors? Evidence for the Evolution of a Vertebrate Sensory System,” “¿Los peces tienen receptores de dolor? “La evidencia del dolor en los peces: el uso de morfina con analgésico” Datos de la Real Sociedad de Londres: Series B 270, no. 1520 (2003): 1115–22. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Las respuestas al dolor agudo son fuertes movimientos musculares, evitar la fuente de dolor y respiración rápida. Las respuestas al dolor crónico pueden ser menos visibles: cambios de coloración o alteraciones en la postura. En las masacres de salmones, estos son vertidos en agua con dióxido de carbono. Previamente a esto, los salmones son paralizados por lo que intentan vigorosamente escapar. El dióxido de carbono es doloroso en su respiración. Steve C. Kestin, Dolor y Stress en Peces (Horsham, Inglaterra: Real Sociedad para la prevención de la crueldad en animales, 1994), 27. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Investigadores holandeses mostraron que los peces capturados con anzuelos experimentaban dolor. Las carpas estaban dispuestas a padecer hambre durante bastante tiempo después de la traumática experiencia con tal de evitar la sensación dolorosa. Aunque hay marcadas diferencias en la estructura cerebral entre peces y mamíferos, no obstante ambos comparten importantes funciones cerebrales incluyendo respuesta a analgésicos. El comité de asesoramiento del Farm Animal Welfare Council reconoce que los peces sienten miedo, estrés y dolor cuando son sacados del agua y que los mecanismos fisiológicos relacionados son muy similares a los de los mamíferos. Do fish have feelings? New Scientist. 1987. FAWC. 1996. Report on the welfare of farmed fish.Defra. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Estados prolongados de estrés pueden causar cambios negativos en el sistema inmunológico, haciendo que los peces sean más vulnerables a las enfermedades. En estudios de sensibilidad al dolor realizados en el Instituto Edinburghs Roslin, se inyectó una toxina y ácido en los labios de varios peces. Mostraron movimientos de balanceo similar a los que realizan los humanos y otros animales para confortarse. También rozaban sus labios contra las paredes de su acuario y con el suelo. Tardaron tres veces más de lo normal en volver a comer. Pickering AD and Pottinger TG (1989) Stress response and disease resistance in salmonid fish: effects of chronic elevation of plasma cortisol. Fish Physiology and Biochemistry7: 253-258. Sneddon, L.U et al.2003. Do fish have nociceptors: evidence for the evolution of a vertebrate sensory system.Proceedings of the Royal Society Series B: Biological Sciences. Vol. 270, No. 1520. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. El tipo de evidencias comportamentales encontradas en los peces es similar a la empleada para explicar las experiencias de dolor en mamíferos y aves así como bebés humanos en otras investigaciones (Dubner & Ren 1999, Sanford et al 1986, Anand & Craig 1996). Si utilizamos tales indicadores para describir el dolor en unos ainmales, ¿por qué no en los peces? Dubner, R and Ren, K. 1999. Assessing transient and persistent pain in animals. In: Wall PD and Melzack (eds) Textbook of Pain, 4th ed.. pp 359-369. Churchill Livingstone: Edinburgh, UK. Sanford, J, Ewbank, R, Molony, V, Tavernor, WD, Uvarov, O. 1986. Guidelines for the recognition and assessment of pain in animals. Veterinary Record. 118: 334-338. Anand, KJS and Craig, KD. 1996. New perspectives on the definition of pain. Pain. 67: 3-6. El dolor en los peces: Más allá de toda duda. Los biólogos Calum Brown, Keven Laland y Jens Krause rebaten la idea en la publicación “Fish and fisheries” de que los peces son seres movidos únicamente por el instinto: "Son animales inteligentes, capaces de técnicas manipulación y castigo, colaborando con otros peces para evitar depredadores o buscar comida" http://www.blackwell-synergy.com/links/doi/10.1046/j.1467-2979.2003.00124.x/abs/ El dolor en los peces: Más allá de toda duda. "Los peces reaccionan al estrés y otros cambios ambientales en gran parte del mismo modo que en los animales investigados tradicionalmente" In T. Brattelid y AJ Smith, Laboratory Animals (2000) 34, 131-135. "La literatura científica es bastante clara. Anatómica, fisiológica y biológcamente, el sistema del dolor en peces es virtualmente el mismo que en aves y mamíferos... tienes que poner a la pesca en la misma categoría que la caza" Dr. Donald Broom, profesor de Bienestar Animal en la Universidad de Cambridge. Daily Telegraph. 19 Octubre 1995. Incluso un estudio de la British Field Sports Society y la National Federation of Anglers encontró que la captura de peces con anzuelos les causa un estrés fisiolófico agudo. T. G. Pottinger, Fish Welfare Lit. Review, Inst. of Freshwater Ecology. Mayo 1995. Negar su individualidad. Individuos "Los peces son individuos todos diferentes unos de otros, algunos son tímidos otros más agresivos, otros curiosos. No como a nadie que pueda conocer personalmente." Sylvia Earle. Bióloga marina. Todo ser capaz de sentir es un individuo, un sujeto mental que experimenta sensaciones y que es único e irrepetible. En las estadísticas sobre capturas se cuentan por toneladas, es incalculable el número de individuos que se matan cada año en todo el mundo pero supera abismalmente al número de mamíferos y aves matados para consumo alimenticio. Socialmente son considerados un recurso de los humanos: una material prima: “pescado”. Captura comercial Captura comercial Grandes redes de hasta 40Km de largo son utilizadas en la captura de peces. Los peces pueden ser arrastrados por el fondo oceánico durante horas dentro de estas redes, atrapados entre rocas, y otros animales que están dentro de la ruta del barco. Atrapados en las redes. Cuando son izados desde las profundidades, los peces experimentan una descompresión extrema. Frecuentemente la intensa presión interna les rompe la vejiga natatoria, les estalla los ojos y hace que el esófago y el estómago se les salga por la boca. Descompresión extrema. Los peces capturados por buques factoría son matados y descuartizados en el mar. La mayoría de ellos son destripados mientras todavía están vivos o se deja que se asfixien. Tras ser destripados: entre 25 y 65 minutos hasta que los peces quedaban insensibles (incapaces de coordinar el nado o de responder a estímulos aunque seguían tratando de respirar). En el caso de asfixia tardan entre 55 y 250 minutos hasta que quedan insensibles. Destripados en vida ROBB et al., (1997) Welfare of Fish at Slaughter. Minutes of workshop held at the School of Veterinary Science, Langford, 4th March 1997. Piscifactorías. Hacinamiento El hacinamiento y el entorno extraño de las piscifactorías (centros de explotación de peces) HTTP//SAFE-TRADING.GTaumentan enormemente los niveles de estrés. En un mismo compartimento pueden encontrarse recluidos hasta 50.000 salmones. El número de truchas hacinadas en un mismo espacio es aún mayor. Tales condiciones de densidad hace que los peces sean altamente susceptibles a las enfermedades. DEFRA www.defra.gov.uk Enfermedades Los salmones sufren de un gran número de parásitos y otros agentes debilitantes como la furunculosis y las enfermedades del páncreas. Suelen tener heridas y los parásitos acaban comiéndose vivos -literalmente- a los peces. (En los salmones salvajes se encuentran una media de 13 parásitos mientras que en los explotados en son 100). Administración regular de diversas sustancias y antibióticos para reducir el nº de muertes > pérdidas económicas. Cuando son confinados en tanques suelen mostrar comportamientos anómalos como una mayor agresividad, suelen tener heridas, deformidades e infecciones, desarrollan cataratas que les dañan la córnea, les dejan ciegos y hace que sangren. Entre el 20 y 50% mueren por enfermedades como el cáncer o infecciones del páncreas o del riñón. La reproducción como parte de su esclavitud. Palpación del abdomen de las hembras para comprobar si la masa de huevos está libre. Terriblemente estresante. Se realiza varias veces antes de la extracción de los huevos. Huevos sacados con la mano o con una aguja que inyecta aire comprimido en su cuerpo. A veces les quitan los ovarios. La mayoría son matadas después porque no es rentable esperar a que se recuperen. Máquinas de producción / reproducción: al igual que sucede con otros animales hembra (vacas “lecheras”, gallinas “ponedoras”, cerdas “reproductoras”, etc.). A los peces macho se les extrae el semen varias veces antes de matarles, lo que también les provoca sufrimiento. Ingeniería genética al servicio de la opresión. Técnicas de ingeniería genética aplicadas para obtener: • Peces que crezcan más y más rápido. • Mayor eficiencia en la conversión del pienso en músculos. • Más resistentes a enfermedades. • Más tolerantes a bajos niveles de oxígeno en agua. • Capaces de soportar temperaturas más bajas. Ingeniería genética al servicio de la opresión. Alteración de su sexualidad. Se emplean técnicas de alteración de su sexo -dando testosterona a hembras jóvenes embarazadas- para que de a luz sólo hembras que madurarán más tarde que los machos. Esto se hace porque los peces sexualmente maduros padecen cambios que reducen la calidad de su carne. Ingeniería genética al servicio de la opresión. Alteración cromosómica en conjunción con otras técnicas: obtener peces hembra estériles con mayor eficiencia en la conversión de alimento. Efectos en su salud y su estado emocional. Las truchas arcoiris triploides tienen mayor índice de deformidades espinales. Los salmones triploides tienen índices de supervivencia menores y son menos capaces de absorber el oxígeno del agua, lo que les hace menos capaces de superar situaciones estresantes. Madsen, L., Arnbjerg, J. & Dalsgaard, I. 2000. Spinal deformities in triploid all-female rainbow trout. Bull. Eur. Ass. Fish Pathol., 20 (5), 206-208. Johnstone, R. 1992. Production and performance of triploid Atlantic salmon in Scotland.Marine Laboratory, The Scottish Office Agr. and Fisheries Dept. Willoughby, S. 1999. Manual of salmonid farming. Blackwell Science, Oxford. Los peces como máquinas de engordar. Tasas de crecimiento alteradas mediante la manipulación de luz. Tanques cubiertos hasta que quedan en completa oscuridad, posteriormente se utilizan luces intensas para hacerles creer que están en su estación de crecimiento. Alimentación altamente proteica para que ganen peso más rápidamente. Su aturdimiento y muerte. Su aturdimiento y muerte. Golpe percutor en la cabeza Se realiza manualmente con un club de mano y después les cortan las agallas para que se desangren. El cansancio de los trabajadores de este proceso suele resultar en que el aturdido de los peces sea insuficiente. Aturdimiento por dióxido de carbono Altamente estresante para los peces a los que se les puede ver agitando sus cabezas y colas tratando vigorosamente de escapar. Sus movimientos cesan tras 30 segundos pero pueden permanecer sensibles durante 4 o 5 minutos másSi les sacan antes del tanque de aturdimiento, los peces recuperan la consciencia aunque sin poder moverse mientras les cortan las agallas. Su aturdimiento y muerte. Sangrado sin aturdimiento previo Les cortan las agallas con un cuchillo y les dejan desangrarse. Tras el corte, los peces totalmente conscientes reaccionan vigorosamente hasta que tras varios minutos (entre cuatro y siete generalmente) suelen dejar de moverse. El informe de FAWC 1996 afirma que es razonable asumir que los movimientos convulsivos y espasmos musculares son reacciones que resultan del dolor y el estrés que padecen por este método y por los intentos conscientes del pez de escapar del tanque de desangrado. FAWC (1996) Report on the Welfare of Farmed Fish. Surrey: Farm Animal Welfare Council. ROBB et al., (1997) Welfare of Fish at Slaughter. Minutes of workshop held at the School of Veterinary Science, Langford, 4th March 1997. WALL, A.E. (1999) Fish Farming. In: Management and Welfare of Farm Animals. Eds: Ewbank, Kim, Madslien and Hart. London: UFAW. Su aturdimiento y muerte. Electrocución: una corriente eléctrica pasa a través del agua donde están los peces. Si la corriente eléctrica no es suficiente, los peces quedan paralizados pero conscientes cuando les van a matar. Este método de aturdimiento puede causar además fracturas en la médula espinal y hemorragias. Asfixia en el aire o sobre hielo: los peces son sacados del agua y se les deja morir asfixiados en el aire. Una variante es arrojarles a bidones con hielo, lo que prolonga su sufrimiento dado que el hielo puede alargar el tiempo durante el que permanecen conscientes. Se ha mostrado que peces que han estado asfixiándose lentamente sobre el hielo durante quince minutos pueden todavía sentir lo que les está sucediendo. La “coup de grace” Con este eufemismo se denomina a la práctica de matar a los peces con un golpe en la cabeza que les provoca hemorragias cerebrales masivas que acaban resultando en su muerte. Una forma habitual de matar a peces de mediano tamaño consiste en romperles la columna vertebral y las branquias con un movimiento brusco en el que se introduce un dedo dentro de su boca y se tira rápidamente hacia atrás. Los peces muy pequeños suelen ser matados arrojándolos con fuerza contra el suelo. Otros peces como los elasmobranquios (tiburones y rayas) son matados a veces con un corte de la médula espinal en la parte posterior de sus cabezas. Captura con anzuelos. Nociceptores y nervios en bocas, labios y gargantas. Izados por la fuerza a un entorno donde no pueden respirar, comienza la asfixia. Aquellos que escapan padecen durante días un sufrimiento intenso por los daños en sus bocas. Incapacitados para comer, más vulnerables ante predadores. MEDWAY, LORD (1980) Report of the panel of enquiry into shooting and angling (1976-1979) Más información: SentirBajoElAgua.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com Granjas de Esclavos.com SentirBajoElAgua.com HTTP://SAFE-TRADING.GT/